El futuro de Twitter

  El Blog de Germán PiñeiroTwitter acaba de cumplir 15 años, y no hay duda de que se trata de un servicio que está en boca de todos.

Un estudio digital de los canales públicos alemanes ARD-ZDF, sin embargo, reveló que, en Alemania, un escaso dos por ciento de los mayores de 14 años lo utiliza a diario y solo el cinco por ciento semanalmente.

En una carta a los accionistas, Twitter manifestó por su parte que la red social cuenta con 199 millones de usuarios diarios en todo el mundo.

Barbara Ward, experta alemana en redes sociales, opina que Twitter es ciertamente la plataforma idónea para quienes quieren compartir su opinión sobre cuestiones de actualidad o informarse sobre un tema especial.

«Twitter funciona a través de nichos y campos temáticos. Mediante ‘hashtags’ y palabras clave se acaba rápidamente en una burbuja que coincide con los intereses propios de cada usuario», explica Ward. «Una vez allí, este accede muy rápidamente a noticias y nueva información».

Según Matthias C. Kettemann, del Instituto Leibniz de Investigación de Medios de Comunicación de la ciudad alemana de Hamburgo, todo esto funciona también a escala internacional: «Twitter es una herramienta muy buena para establecer contactos científicos en todo el mundo e intercambiar información dentro de la comunidad científica», asevera el jurista.

«Cada sentencia especialmente interesante que se dicta en Estados Unidos es comentada inmediatamente en Twitter», puntualiza Kettemann, y añade que la plataforma se ha convertido en un medio científico y político serio.

En comparación con otras redes, los perfiles de Twitter pueden crearse rápidamente. Además del nombre completo, solo se necesita una dirección de correo electrónico y un nombre de usuario o identificador único («handle»).

Para personalizar su perfil, los usuarios pueden escribir, en un máximo de 160 caracteres, algo sobre sí mismos. Según Ward, esta breve biografía es útil a la hora de ganar nuevos seguidores, por lo que se recomienda escribir algo sobre su persona y los contenidos que se quieren compartir en Twitter.

La experta alemana especifica: «La mejor manera de hacerlo es centrándose en unas pocas palabras clave que definan los temas e intereses».

Sin embargo, eso solo no es suficiente para conseguir atención, seguidores y «likes». Para ello, prosigue Ward, hay que tuitear contenidos perspicaces y de alta calidad: «En Twitter, los tópicos pasan desapercibidos; la atención se centra más en comentarios y debates más críticos o agudos».

Barbara Ward aconseja participar en las conversaciones con aserción e interés, aunque no se conozca personalmente a sus interlocutores. Además, recomienda leer, dar «Me gusta» y retuitear, ya que son acciones que también forman parte del proceso.

Además de estas, Twitter también ofrece otras funciones que los usuarios deberían conocer. Una característica importante es la creación de listas, a las que se pueden asignar determinadas cuentas de Twitter.

«Es una buena forma de ordenar los propios hilos de Twitter», señala Ward. Con las listas, en lugar de tener un hilo con muchos tuits interconectados entre sí, se dispondrá de muchos hilos más pequeños ordenados por temas.

En cuanto al «hashtag» o etiqueta, elemento indispensable de Twitter que a menudo se utiliza de forma demasiado inflacionaria, Ward menciona: «Los estudios indican que los tuits con más de dos o tres hashtags reciben menos atención».

Por ese motivo, Ward recomienda utilizar las etiquetas solo de forma selectiva, por ejemplo, para tuits sobre un evento o cuando el texto no pueda etiquetarse sin un «hashtag» contextual.

Por supuesto que Twitter también quiere evolucionar técnicamente e incorporar las innovaciones de otros medios sociales. A finales de 2020, Twitter desplegó su servicio Fleets en todo el mundo: se trata de tuits que desaparecen automáticamente después de 24 horas, de forma similar a las Historias de Facebook e Instagram.

Ahora, Twitter está a punto de estrenar Twitter Blue, un servicio prémium que brindará funciones adicionales, como editar tuits o personalizar la aplicación, a cambio de una cuota mensual. Las primeras pruebas con el servicio Twitter Blue ya están en marcha en Canadá.

«La comunidad de Twitter, sin embargo, es por lo general más pragmática y más bien interesada por las noticias y la información», enfatiza Ward. Por ello, considera que el nuevo formato Twitter Spaces, una imitación de la aplicación social de audio Clubhouse, es más importante a largo plazo. Aquí, los usuarios pueden discutir temas en grupos como en una conferencia telefónica moderada.

Las redes sociales, y por lo tanto también Twitter, son criticadas repetidamente por las burbujas de filtros de contenidos en las que supuestamente se encuentran los usuarios.

Sin embargo, en el ámbito de la investigación de medios de comunicación, las burbujas de filtro como tales son controvertidas, indica Matthias Kettemann.

Por un lado, el fenómeno refleja una necesidad típica del ser humano: «A los grupos pequeños con muchas similitudes entre sí les gusta estar juntos, también en Internet, o en Twitter».

Según Kettemann, hablar con personas afines y compartir opiniones similares es una necesidad humana básica que bien puede llevar al aislamiento del mundo exterior.

El experto, sin embargo, señala que hay buenos estudios que demuestran que el efecto de las burbujas de filtros está sobrevalorado, y está convencido de que, en Twitter, las tendencias de radicalización y el extremismo son más fácilmente visibles que en otras redes tales como Telegram.

En general, Kettemann aprueba las medidas de Twitter contra las infracciones. «Por supuesto, aquí también se cometen errores, por ejemplo, cuando no se diferencia entre el humor y la sátira», objeta el experto.

En principio, prosigue, las suspensiones de cuentas en Twitter solo se producen cuando se infringen las normas o las condiciones de uso del servicio. «Sin embargo, también es cierto que, durante mucho tiempo, estas no siempre se han aplicado de forma coherente, al menos en el caso de importantes figuras políticas», afirma Kettemann, y opina que esta es un área que requiere optimización.

Según el investigador alemán, los usuarios normales no tienen que temer que se bloqueen sus cuentas, y, en el caso de que ocurriera, se puede presentar una apelación e incluso acudir a la vía jurídica: «En general, los tribunales alemanes defienden actualmente la premisa de que las plataformas deben respetar los derechos fundamentales y no pueden borrar contenidos de forma arbitraria».

Fuente: dpa

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia de usuario. Si continuas navegando das tu consentimiento y aceptas nuestra política de cookies. Para más información visita este enlace

ACEPTAR
Aviso de cookies