Por qué un programa de contabilidad es hoy imprescindible

Da igual el volumen que mueve la empresa, el número de trabajadores o la facturación que tenga, un programa de contabilidad es necesario igualmente para todos. De ahí que las soluciones que agilizan, simplifican y facilitan el camino son cada vez mejor bienvenidas.

Desde que comenzaran a llegar soluciones automatizadas, este engorroso proceso se ha hecho más sencillo. Un buen programa de contabilidad lo que permite es la gestión de los asientos, la digitalización de las facturas – ya también encaminado al cumplimiento legal – e incluso la contabilidad bancaria.

En realidad se trata de unificar en un único software la gestión de cifras de una empresa para poder sacar balances, cuentas, estadísticas y saber que se cumplen los plazos de pago y cobro y las liquidaciones fiscales necesarias” explican desde el sector.

5 razones para apostar por un programa de contabilidad

  1. Las posibilidades que ofrecen hoy en día los software son claves para poder gestionar, desde el mismo sitio, la contabilidad, gastos, ingresos y obligaciones corporativas. Este tipo de soluciones, además, buscan también integrarse en los programas de nóminas, de facturación, de renta y cómo no, de patrimonio, dando unas cifras absolutas y, por tanto, una visión económica general.
  2. Ahorro de tiempo: llevar todo a tiempo requiere de mucho tiempo si se incluye de forma manual. Gracias a la automatización de este tipo de trámites, el ahorro en tiempo es considerable, permitiendo dedicarse a otra cosa más productiva.
  3. Agilidad en el envío de facturas y cobro: gracias a la automatización, es mucho más ágil el envío de facturas y, por tanto, el seguimiento de su cobro, garantizando un control sobre los ingresos y pagos sobre la balanza general de la compañía, que también ayuda a la toma de decisiones.
  4. Comparativa con otros años: soluciones como miConta permiten echar un vistazo a las cifras en comparativa con los dos últimos años, lo que permite a quienes deben tomar decisiones tener un contexto absoluto para ver cómo va funcionando la economía de la compañía.
  5. Cumplir con las obligaciones fiscales: este tipo de programas tiene también un apartado en el que, con la legislación vigente, se van dando los pasos para poder presentar en tiempo y forma las liquidaciones necesarias ante la autoridad, evitando muchas multas e intereses.
Quizás también te interese:  Según un estudio, los expertos reclaman "madurez" de la RSC

Por suerte, hoy en día la mayoría de compañías están dando el salto hacia la digitalización. Al igual que se está haciendo en el campo financiero con soluciones como las mencionadas, son muchas pymes las que también se están acogiendo al kit digital o al ruido que está haciendo el kit digital para dar el salto a internet y a tener una presencia digital más competitiva.

“Estamos en un mundo cada vez más digitalizado y, negarlo, es ir contracorriente. Pese a que a veces cuesta por la propia esencia del negocio, la tecnología y el escaparate online vienen para aportar posibilidades y soluciones. Las webs, tiendas online y demás soluciones sirven para llegar donde antes no se llegaba”.