De marginado a millonario, la falsa promesa del dudoso coach

 El Blog de Germán PiñeiroLo que parece demasiado bueno para ser realidad es, muchas veces, así. Sin embargo, hay cada vez más ofertas de coaching y entrenamientos que prometen éxitos increíbles. «De marginado a millonario», ofrece, por ejemplo, un anuncio online.

Pero, ¿qué hay detrás de estos programas? ¿Cómo distinguir un coaching serio de uno poco serio y cuándo pueden volverse peligrosas las ofertas de este tipo?

«Un coaching o asesoramiento personal o profesional puede tener sentido cuando los problemas se identifican y son tratados individualmente», dice el psicólogo empresarial y profesor Uwe Kanning, de la Universidad de Osnabrück, en Alemania, con amplio conocimiento del mercado de coaching.

Según explica, cuando se ofrecen métodos estándar con los que supuestamente cualquiera puede tener éxito y ser feliz, probablemente se encuentra uno en el ámbito de un coaching poco serio. «El número de este tipo de ofertas aumentó considerablemente», señala.

La trampa del coaching: ¿en qué reside su atractivo?

«Por lo general, se diferencia entre life y business coaching«, precisa Kanning. Mientras que en el life coaching se abordan sobre todo temas generales relacionados con la vida, en el business coaching se tratan temas laborales. Un tema a trabajar puede ser, por ejemplo, si se puede cambiar el estilo a la hora de liderar.

Sin embargo, muchas veces este límite es difuso, indica. El objetivo suele ser «desarrollar el pleno potencial», ya sea para ser feliz o hacerse rico. De acuerdo con el profesor Kanning, este tipo de coaches «suelen jugar con los sueños y esperanzas de muchas personas».

El coach como figura con la que identificarse

El centro de asesoramiento ZEBRA, en la ciudad alemana de Friburgo, ofrece consejo sin cargo en el caso de orientaciones religiosas o ideológicas peligrosas. «La idea de optimizar la propia vida está muy presente en nuestra sociedad», señala su directora, Sarah Pohl.

Afirma que especialmente en tiempos de incertidumbre, como por ejemplo tras perder un empleo o cuando se ingresa en la adultez, muchas personas encuentran orientación en las ofertas de coaching.

Pohl explica que, en estos casos, los coaches suelen convertirse en una figura con la cual identificarse, ya que supuestamente ellas «lo lograron» y se presentan como personas felices y exitosas.

Buen marketing, oferta dudosa

La comercialización de estas ofertas suele hacerse con estrategias similares. Muchas veces se hace referencia a la propia experiencia. «Pero el que alguien haga algo desdehace diez años no quiere decir automáticamente que lo haga bien», señala el psicólogo laboral Kanning.

Además, en las páginas web de los oferentes suelen citarse los testimonios de clientes satisfechos. El psicólogo añade que si bien esto tiene un efecto altamente sugestivo y emocional, no es ninguna prueba concreta de éxito. Indica que, muchas veces, ni siquiera es posible saber si los testimonios son reales.

Cuidado con los abonos de coaching

El primer paso hacia un programa de coaching de estas características suele ser una conversación inicial sin costo. De acuerdo con Alexander Brungs, presidente de la Federación Alemana de Coaching, si en esa primera conversación se presiona al cliente para que firme un contrato, se trata de una propuesta poco seria.

En su opinión, esta primera conversación debería tener más bien como fin sacarse las dudas, conocerse, definir los problemas a abordar y los objetivos a conseguir.

Brungs afirma que el contrato y el pago deben ser también transparentes. Añade que los seminarios por Internet con numerosos participantes o abonos anuales no tienen nada que ver con un buen coaching. En su opinión, se debe ofrecer un desarrollo a nivel personal. Además, debe estar garantizada la posibilidad de interrumpir el proceso cuando se lo desee.

¿Solo estafa o riesgo mayor?

El profesor Kanning advierte que el riesgo de un coaching poco serio no es solo económico, sino que además existe el peligro de que una persona con problemas profundos no obtenga ayuda. Explica que en caso de problemas psicológicos de gravedad, un coach responsable debería derivar a su cliente a un psicólogo. «Un coach debe conocer sus límites», coincide la asesora Pohl.

Por otra parte, la lógica del éxito fácil se traduce en que si este método para el éxito no funciona se debe a que el cliente hizo algo mal. El profesor Kanning observa que esto puede llevar a que, en vez de mejorar la vida laboral de una persona, esta tenga luego más dudas acerca de sus capacidades.

Además, se trata de una «estrategia de inmunización» que protege al coach de toda crítica, de acuerdo con Pohl. «El fracaso es atribuido al cliente y el éxito al coach«, advierte.

¿Se puede rescindir un contrato?

El abogado alemán Marek van Hattem ya asesoró a varios clientes que quisieron liberarse de un contrato de este tipo. Algunos de ellos habían pagado hasta 35.000 euros (41.000 dólares) por un programa de coaching.

«En muchos casos es posible liberarse del contrato o recuperar al menos una parte del dinero», dice el experto en derecho.

Según explica, las promesas de un programa de coaching suelen ser imposibles de cumplir o inmorales. En consecuencia, podría ser que el contrato fuera nulo desde el principio. De lo contrario, a menudo se pueden negociar reducciones. En última instancia, es posible rescindir el contrato mediante su revocación o impugnación.

Otros clientes, en cambio, no quieren abandonar el programa de coaching. «Algunos están tan convencidos que gastan cada vez más dinero y se aislan incluso de otras personas», comenta el profesor Kanning.

«En casos extremos, se puede producir una dependencia», señala. Especialmente si los participantes solo se rodean de personas que reflejan su opinión.

Evaluar críticamente las ofertas de coaching

«Términos como coaching o training no están protegidos», dice Lars-Peter Linke, de la Asociación Alemana de Coaching y Training (DVCT), quien recomienda examinar la experiencia de vida y laboral de la persona que ofrece este tipo de programas de asesoramiento. Agrega que un certificado de una asociación de coaching puede ser también un indicio de que cuenta con una formación cualificada.

Sin embargo, el profesor Kanning indica que hay unas 20 asociaciones de coaching solo en Alemania. Por eso, cree que por simpático y motivador que parezca el coach a primera vista, «hay que analizar muy críticamente este tipo de ofertas».

Fuente: dpa

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia de usuario. Si continuas navegando das tu consentimiento y aceptas nuestra política de cookies. Para más información visita este enlace

ACEPTAR
Aviso de cookies