Protección del patrimonio de administradores y directivos

La crisis empresarial está siendo mucho más acusada de lo que parece en España. Solo en 2021, la insolvencia creció hasta un 30% con respecto a años anteriores. Pero la previsión de 2022 no parece tampoco ser muy optimista, ya que espera que, aunque menor, hasta un 15% de las compañías acaben presentando concurso de acreedores.

La pandemia ha necesitado de medidas como las aprobadas por el Consejo de Ministros para alargar un poco los plazos antes de que se presentara el concurso. Sin embargo, la sexta ola ha venido no solo a poner patas arriba a la sociedad sino la recuperación que se esperaba para este primer trimestre.

Para poner cifras reales, se espera que sean hasta 5000 las empresas que acudan al concurso de acreedores mediante las dos vías posibles: cuando con el presupuesto objetivo la situación de las cuentas es inminente o no llegará a cubrir dos meses o cuando se solicita la declaración de concurso con un presupuesto subjetivo.

En una situación como esta, es cuando de verdad cobran relevancia las pólizas para administradores y directivos frente a insolvencias.

Se trata de una póliza D&O que están pensadas para cuando la compañía se declara insolvente.

Aunque no son del todo conocidas por el gran público, siempre hay que dar una serie de consejos antes de suscribirlas. En primer lugar, es necesario conocer a fondo sus condiciones y cláusulas para saber cómo habría que actuar ya que, una de las cosas que también entran dentro de la negociación, es una suerte de auditoría para ver cómo se ha gestionado la cuenta corporativa.

«Aunque hasta febrero de 2021 más de 500 empresas se declararon en insolvencia, lo cierto es que con la moratoria hasta diciembre, se ha ralentizado toda la petición voluntaria. Es necesario ahora valorar cómo hacerlo ya que, solicitar el concurso tarde, tiene también sus consecuencias» explican desde Willis Towers Watson.

«Las aseguradoras son completamente conscientes de esta situación. De hecho, el mercado del seguro de D&O se ha endurecido en pocos meses a una velocidad vertiginosa, con incrementos de primas hasta por encima del 1.000% y escasez de capital asegurador que está dificultando las renovaciones de los programas de seguro» explican en su propia web.

¿Por qué cobra relevancia este tipo de pólizas en este contexto macroeconómico? Precisamente, porque el endurecimiento del Código Penal y la Ley de Sociedades de Capital hace aún más responsables a los directivos y administradores de sus decisiones, haciendo que deban responder de forma personal e incluso con su patrimonio de forma ilimitada y solidaria.

Es por ello que existen este tipo de pólizas, que responderían ante los gastos legales y fianzas penales, entre otros supuestos que aparecen detallados en cada seguro y que se habrían negociado previamente.

Una suerte de salvavidas para los patrimonios de directivos y administradores en una situación económica donde la incertidumbre y los concursos parece que solo han mostrado la punta del iceberg.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia de usuario. Si continuas navegando das tu consentimiento y aceptas nuestra política de cookies. Para más información visita este enlace

ACEPTAR
Aviso de cookies