Marketing en verano: deberes que hacer para retomar en otoño

 El Blog de Germán PiñeiroAunque el verano parece el momento perfecto para relajarse y dejar que los meses fluyan, en el mundo del marketing no es así.

El verano es el momento perfecto para hacer un pequeño alto, revisar los datos del primer semestre y plantear una estrategia de cara al segundo que mejore los datos que no terminan de responder y conseguir poner en orden aquellas pequeñas tareas que han quedado en el tintero tras la vorágine de los meses de más volumen de trabajo.

5 cosas que no deben dejar de hacerse en verano

  1. Definir cuáles han sido los clientes del primer semestre. Es clave saber detectar si el perfil de público ha cambiado en algún detalle para incorporarlo a futuras acciones. No se trata de cambiar por completo pero, hoy en día que existen tantas formas de definir los perfiles y de poder obtener datos de medición, sí es el momento de incorporar la información a las estrategias nuevas para categorizar correctamente a los clientes e identificar nuevas oportunidades de negocio.
  2. No desaparecer: no se puede dar por hecho que como el público objetivo está de vacaciones la marca debe hibernar. Todo lo contrario. Se puede plantear alguna estrategia de email marketing cada cierto tiempo para recordar que se sigue ahí. Consejos para las vacaciones relacionados con el sector suelen recibir buena respuesta.
  3. Aprovechar para aplicar cambios en las webs si se han dejado pendientes. Estrenar nueva imagen en septiembre puede ser todo un acierto en lo que a web se refiere. No se trata de ponerla patas arriba sino de optimizarla y aplicar mejoras que no se han hecho. Dar contenido al blog, actualizar el catálogo, mejorar las formas de contacto o incluso los menús de navegación, etc.
  4. Redes sociales activas: durante los meses de verano, con más tiempo libre, los usuarios suelen pasar más tiempo en redes sociales. Retos, consejos, imágenes, contenido interactivo y de interés pueden ser un acierto para crear comunidad.
  5. Pensar el calendario del otoño/invierno para definir la estrategia a todos los niveles. Aunque normalmente en enero se establecen ciertos hitos, a estas alturas algunos se habrán tenido que modificar, trastocar o incluso cancelar. Volver a redefinirlo será clave para acabar el año de la mejor forma posible.

En realidad es momento de tomar con calma la estrategia ya que, salvo que el verano sea la temporada alta del servicio o producto, es necesario descansar también la mente para luego retomar todo con buenas ideas renovadas.

Con pequeñas acciones como las mencionadas se puede preparar perfectamente la vuelta en septiembre con toda la fuerza necesaria para aprovechar el último esfuerzo de salvar y conseguir los mejores resultados a final de año.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia de usuario. Si continuas navegando das tu consentimiento y aceptas nuestra política de cookies. Para más información visita este enlace

ACEPTAR
Aviso de cookies